Inteligencia emocional

La inteligencia emocional es la habilidad para entender, gestionar, usar y manejar nuestras emociones de la mejor manera con el fin de tener calidad de vida, mejorar el estrés, favorecer la comunicación asertiva, mejorar la empatía, reducir conflictos y enfrentar los desafíos de la vida.

Las características fundamentales que permiten tener inteligencia emocional son:

Autoconsciencia: Es la estructura de la inteligencia emocional, consiste en reconocer y entender nuestras emociones y cómo estas pueden afectar a otros. Para generar autoconciencia debemos realizar un ejercicio de introspección, autoconocimiento, y reconocimiento, para identificar nuestros gustos, intereses, motivaciones, y qué conductas nos generan ciertas emociones negativas.

Autorregulación: Nos ayuda a reaccionar de manera adecuada ante situaciones que generan emociones negativas. Las emociones negativas no son malas por sí solas, lo que puede ser negativo o disruptivo es el mal manejo de la emoción y la reacción desadaptada que podamos tener en una situación de estrés. La autorregulación es fundamental para la resolución de conflictos, la capacidad de reacción, gestión y liderazgo.

Motivación: Es el proceso que mueve e impulsa a una persona a realizar o dejar de hacer algo, normalmente la motivación es determinada por las necesidades o estímulos de una persona. La motivación es la pieza clave para alcanzar los objetivos y metas propuestas. La automotivación se enfoca en la satisfacción personal dejando a un lado el reconocimiento o recompensa externa que pueda venir de otras personas, así el compromiso se asume por y para uno mismo sin darle importancia a las reacciones o perspectivas de los demás.

Empatía: Es la capacidad de reconocer y entender cómo se sienten las personas alrededor. Esto nos permite tener afinidades y sentirnos identificados con los demás permitiéndonos comprender las dinámicas de las relaciones interpersonales y cómo nuestras palabras, acciones y reacciones las pueden afectar.

Habilidades sociales: Son herramientas que permiten tener un comportamiento adecuado y positivo frente a las personas y su entorno, además, de resolver situaciones sociales de manera efectiva. Algunas de las habilidades sociales son: Escuchar, iniciar una conversación, formular una pregunta, dar las gracias, presentarse, presentar a otras personas, realizar un cumplido.

Abrir el chat
1
¿Tienes alguna pregunta?
ConscienteMente Risaralda
Buen día

Hablas con Diana Lizcano soy la Administradora de ConscienteMente Risaralda

¿En que te puedo servir?
A %d blogueros les gusta esto: