¿Por qué tenemos miedo a sentir?

El huir de las emociones implica contener, callar o ignorar las emociones con el único objetivo de que pasen rápido y estemos siempre felices y sin preocupaciones, disfrutando de la vida.

Pensar en huir es una estrategia (defensas psicológicas que utilizamos para adaptarnos a circunstancias dolorosas) que nos da una falsa esperanza de “sentirnos a salvo” en otro lugar. Cuando huimos encontramos un alivio inmediato, una falsa mejoría como si ya hubiéramos logrado superar la situación, sin embargo, la dificultad llega cuando nos damos cuenta que por más lejos que huyamos de las emociones, estas tarde que temprano regresan con nosotros. Si te identificas con esto, sabrás que huir nunca fue la solución.

Huir del problema es una carrera que nunca ganarás. Muchas veces el motivo por el cual huimos es porque sentimos miedo a enfrentar aquello que nos genera molestía o malestar sea físico o emocional. 

Es común que huyamos de las emociones negativas, aquellas que nos producen malestar psicológico o desagrado, muchas veces estás emociones también van acompañadas de activación fisiológica, es decir, una manera de reaccionar de nuestro cuerpo (taquicardia, vacío en pecho, sudoración, temblores, respiración acelerada, mareos, problemas estomacales) pero… ¿por qué rechazamos este tipo de emociones?

Existen tres principales razones por la cual decidimos huir cuando nos enfrentamos a este tipo de emociones.

  1. No nos han enseñado a gestionar este tipo de emociones.
  2. Socialmente está mal visto tener dichas emociones.
  3. Falsa felicidad que vemos en redes sociales.

¿Cómo gestionar las emociones?

El primer paso es aceptar y afirmar las emociones no significa vivir con tristeza o miedo, se trata de no negar que estamos experimentando dichas emociones.
Hablar de nuestros sentimientos es complicado la mayoría de las veces, y más por qué somos seres sociales que experimentan emociones durante toda la vida, que aprendemos a controlar aunque algunas nos cuesten más que otras.

¿Por qué está mal visto sentir emociones negativas?

Es muy común cuando llegas a un lugar cojeando por que te lastimaste un pie que te pregunten “¿Qué te pasó?” y es muy fácil explicar que tuvimos un accidente, pero qué sucede cuando llegamos a un lugar y estamos tristes o lloramos de repente, en muchas ocasiones te juzgarán y dirán con cosas como “Pero lo tienes todo, no tienes porqué sentirte triste”, “Eso no es un motivo para estar triste” y es allí donde se genera la falta de empatía y que no esté bien visto experimentar emociones negativas, por lo que decidimos esconder y huir de ese tipo de emociones.

Falsa felicidad en redes sociales

Es común entrar a las redes sociales y ver todo lo bueno, agradable y feliz de la vida de las personas, y es que para eso están hechas, para compartir los mejores momentos de nuestras vidas, pero esto puede generar presión en nosotros al observar que todo el mundo se lo pasa bien y es muy feliz lo que puede provocar que distorsionamos nuestra realidad y nos lleva a no permitirnos sentir las emociones negativas y huir de ellas, nos lleva a pensar que la vida solo se trata de ser felices siempre, pero la realidad es que es normal no estar feliz todo tiempo, lo normal es sentirnos tristes, melancólicos o preocupados en diferentes situaciones de la vida.

“No podemos saber si somos felices si no conocemos la tristeza”

Las emociones son parte de nosotros pero no nos definen, las emociones vienen y van, algunas se pueden quedar más tiempo y otras solo nos acompañan en momentos determinados, las emociones no son eternas.

Permitámonos experimentar, vivir, disfrutar, aprender y sentir las emociones, nos ayudarán a conocernos a nosotros mismos y entender las diferentes situaciones por las que pasamos en la vida.

Abrir el chat
1
¿Tienes alguna pregunta?
ConscienteMente Risaralda
Buen día

Hablas con Diana Lizcano soy la Administradora de ConscienteMente Risaralda

¿En que te puedo servir?
A %d blogueros les gusta esto: